Errores comunes de negligencia médica

Aunque parezca un asunto basado únicamente en el sentido común, es importante saber distinguir qué es la negligencia médica y qué clase de situaciones son más comunes a la hora de presentar una demanda contra un médico o un hospital. Por ejemplo, es importante que sepa que los errores en la prescripción de medicaciones afectan a 1,5 millones de personas cada año en Estados Unidos.

Eso en sí resume de alguna forma el tema que nos ocupa: las equivocaciones, más graves o menos, que cometen cada año los médicos, enfermeras, paramédicos y demás personal sanitario en Estados Unidos. Muchas de ellas desembocan en lesiones serias de por vida o incluso en la muerte del paciente.

Entre la lista de errores más frecuentes está el diagnóstico equivocado o tardío de los médicos, lo que significa que se recurre al tratamiento erróneo o se tarda demasiado en tratar una enfermedad que podría haber sido erradicada de lo contrario.

También están los casos de la mala práctica con anestesia, que ha provocado graves errores en el pasado en operaciones o cirugías. Incluso un error pequeño administrando la anestesia puede provocar daños irreparables en el paciente, daños en el cerebro o incluso la muerte.

El abanico en ese aspecto es amplio, con fallos que pueden tener que ver con aplicar demasiada anestesia, o con no haber revisado el historial médico de la persona, o no haber monitoreado las constantes vitales del paciente.

Precisamente en la sala de operaciones donde se suele administrar la anestesia es que se dan otros casos de negligencia médica. Se han dado situaciones en las que el médico se ha dejado instrumental dentro del paciente al coser. En otras ocasiones, se han dañado órganos que no se deberían haber visto afectados en la operación.

Además de toda esa lista, muchas veces suceden accidentes con bebés que pueden llegar a resultar muy desagradables. Las lesiones cerebrales en recién nacidos a veces son resultado de la negligencia de enfermeras o médicos, un golpe devastador para las familias afectadas.

Si algo de eso le sucede, ya sabe a qué atenerse y cuando puede o no presentar una demanda.