¿Cómo probar la culpabilidad en un accidente de auto?

Al igual que con otros tipos de accidentes, averiguar quién tiene la culpa en un accidente de tránsito es una cuestión de decidir quién tuvo el descuido o quien fue el “negligente”.

En muchos casos, el sentido común le dirá que un conductor, ciclista o peatón actuó de manera negligente, pero usted no puede saber qué leyes o reglas ha violado esa persona. Su argumento para una compañía de seguros de que otra persona tuvo la culpa de un accidente puede fortalecerse si usted encuentra algún apoyo “oficial” para respaldar esta conclusión. Aquí hay una serie de lugares donde podrá encontrar dicho apoyo.

Reportes de la policía

Si la policía llegó a la escena del accidente, especialmente si supieron que alguien resultó herido, probablemente hicieron un informe del accidente por escrito. Pregunte a la división de la policía de tránsito local acerca de cómo obtener una copia.

A veces, un informe de la policía expresa claramente la opinión de un oficial acerca de cómo alguien violó específicamente una ley de tránsito y de cómo esta violación causó el accidente. Podría incluso mencionar que el oficial emitió una citación. Otras veces, el informe se limita a mencionar la conducta negligente, sin que se indique claramente cuál fue la causa del accidente.

Sin importar qué tan específico sea, cualquier mención en un informe de la policía de una violación de la ley de tránsito o conducción, puede servir de mucho apoyo a la hora de demostrar que la otra persona tuvo la culpa.

Leyes estatales de tránsito

Otro lugar para buscar apoyo a su argumento de que el otro conductor tuvo la culpa, está en las leyes estatales que rigen la conducción vehicular. Estas reglas de la carretera están contenidas en las leyes de cada estado y por lo general son conocidas como el “Código de Vehículos.”

Si usted encuentra una regla que se pueda aplicar a su accidente, copie no sólo sus palabras exactas, sino también el número del estatuto, para que pueda consultarla con precisión al negociar su reclamación con la compañía de seguros.

Responsabilidad “Sin duda alguna”

Si usted está involucrado en cierto tipo de accidentes, el otro conductor es culpable el 99% de las veces y las compañías de seguros apenas se molestan en discutir sobre el tema. He aquí algunos ejemplos de accidentes de “Sin duda alguna”.

Colisiones por la parte trasera

Si alguien lo golpea por detrás, prácticamente nunca será culpa suya, independientemente de por qué se detuvo. Una regla básica de la carretera dice que un vehículo debe ser capaz de detenerse con seguridad si el tráfico se detiene delante de éste. Si no se puede parar con seguridad, el conductor no está manejando de manera segura como la persona que tiene enfrente. La otra parte infalible de la demanda del accidente por la parte trasera es que se demuestre cómo fue que sucedió el daño: si el extremo delantero de un auto está dañado y la parte trasera del otro también, no puede haber mucha discusión acerca de quién golpeó a quién. Por supuesto, el conductor del auto que lo golpeó a usted puede tener una demanda contra alguien que le hizo frenar a usted de repente, o en contra de un tercer auto que empujó su auto contra el suyo, pero eso no cambia su responsabilidad por los daños causados a usted y a su auto.

Tenga en cuenta, sin embargo, que incluso si usted ha sido chocado por detrás, en algunas circunstancias su propio descuido puede reducir su compensación. Un ejemplo común es cuando uno o ambos de sus frenos o luces traseras estaban fuera de servicio, especialmente si el accidente ocurrió en la noche. Otro ejemplo es si usted tuvo problemas mecánicos pero falló en hacer todo lo posible para mover el vehículo fuera de la carretera.

Accidentes al dar vuelta a la izquierda

Un auto que hace un giro a la izquierda es casi siempre responsable de una colisión con un auto que conduce en dirección directa. Las excepciones a esta regla casi automática son raras y difíciles de probar, pero pueden ocurrir si:

  • El auto que conduce en dirección directa iba muy por encima del límite de velocidad.
  • El auto que conduce en dirección directa se pasó un semáforo en rojo.
  • El auto que iba girando a la izquierda comenzó a dar vuelta de manera segura, pero algo inesperado hizo que fuera más lento o que se detuviera. Esta es una excepción extremadamente difícil de usar porque una regla básica de la carretera dice que un auto que hace un giro a la izquierda debe esperar hasta que pueda completar con seguridad la vuelta, antes de pasar delante del tráfico que circula.