Cómo prevenir accidentes de motocicleta

Cómo prevenir accidentes de motocicleta

Conducir una moto entraña riesgos

Cuando un motorista tiene un accidente, por pequeño que sea, lo más probable es que sufra daños físicos de diferente consideración. Por ello, los elementos de protección, como casco, guantes y ropa especial para la moto son siempre imprescindibles.
Pero, además de la indumentaria adecuada, conviene adoptar algunas prácticas seguras para tratar de reducir al mínimo las posibilidades de un choque o de una caída. Así, resulta muy recomendable acostumbrarse a conducir haciéndose ver. Esto supone utilizar ropa o complementos de colores vistosos para garantizar que otros conductores sean conscientes de la presencia del motorista en la carretera. Es preciso recordar que las motos tienen la obligación de llevar la luz de cruce encendida en todo momento.
En el mismo sentido, es muy importante que el motorista evite las zonas ciegas de los coches. Para ello, conviene colocarse a la altura de la parte delantera de un coche que está en el mismo carril o evitar acercarse demasiado al coche que circula por delante. Si mantener la distancia de seguridad es siempre importante, en el caso de las motos puede ser vital.

Controlar la velocidad resulta esencial

Las estadísticas oficiales demuestran, año tras año, que la principal causa de accidentes de moto es el exceso de velocidad. Algunas motos tienen motores muy potentes y son capaces de alcanzar velocidades muy altas en muy pocos segundos. Por ello, resulta determinante respetar al máximo los límites de velocidad.
Y no solo eso, sino que lo que realmente diferencia a un buen conductor es su capacidad para adecuar la velocidad de la moto a cada situación: condiciones de tráfico, condiciones del firme de la carretera y, por supuesto, condiciones meteorológicas.
Es muy importante tener en cuenta que cuando llueve, las curvas son especialmente peligrosas y el firme se puede volver especialmente resbaladizo. Por ello, el conductor de moto tiene que ser especialmente cauto con la lluvia y también con la niebla, evitando la reacción natural de acelerar al máximo la moto para reducir el tiempo de exposición al agua.

Otros factores a tener en cuenta

Si el mantenimiento de los vehículos es siempre importante, en el caso de las motos, este factor es esencial. Unas ruedas desgastadas, un fallo en los sistemas de amortiguación o cualquier anomalía mecánica pueden ser la causa de una caída. Por tanto, antes de conducir una moto conviene asegurarse de su perfecto estado de mantenimiento.
En todos los casos, para minimizar los accidentes es importante que la conducción sea correcta. Conducir una moto exige anticipación y pericia. También es muy recomendable que cada conductor utilice el tipo de moto que mejor se adapte a sus características personales, tanto en tamaño como en potencia. Conviene recordar que mantener una actitud tranquila y educada durante la conducción es siempre una garantía que permite disfrutar y prevenir situaciones de tensión, en todo momento desaconsejables.